Lo mismo te canta un chotis, que tira por soleas, que se pone flamenquita o recurre a un estilo más pop. El caso es que lo hace con sinceridad, con honradez derrochando mucho talento y vozarrón que está cautivando a toda España pero también a parte del extranjero. Su nombre es María Rozalén, aunque en los circuitos de músicos la conocen como Rozalén, y con su primer disco “Con derecho a…” ha causado una gran sensación entre fans y también industria. Todo indica (no hay más que ver el sold out que hizo el fin de semana pasado en la sala Joy Eslava, de Madrid) que en poco tiempo se convertirá en uno de esos fenómenos que salta de los circuitos más independientes y las escenas de cantautor, al mainstream más puro. Muchos son los sellos discográficos y grandes multinacionales que han llamado a la puerta de Rozalén después de que ésta, tras pedir un crédito para poder financiarse su propio disco producido por Ismael Guijarro, como ha comentado en alguna entrevista, hiciera llegar su música a todo el mundo. Así, sin ningún tipo de anuncios gratis, y sin llamar a ninguna puerta, ahora se le abren todas a ellas. Cosas de la música….

Tan solo tiene 26 años, pero parece que esta albaceteña que en su día estudió psicología está dispuesta a comerse el mundo, y la realidad es que en este momento Rozalén está en un momento muy dulce de su carrera. Cuenta con el apoyo de un montón de fans que han quedado maravillados con sus letras, con su voz, pero también con la visión que tiene de la música y de las causas más sociales. Tanto es así que Rozalén incluye en muchos de sus conciertos una traductora del lenguaje de sordos que se pasa con ella casi todo el directo reinterpretando las canciones para las personas que tienen dificultades auditivas. Esa traductora es Beatriz Romero, aparece en el original vídeo que traemos hoy y es una increíble muestra de las cosas que se pueden hacer aunando música, buen humor y un poquito de conciencia social.